Wedding Invitation

For my own wedding I faced new challenges as the designer of the invitations. As a couple, we are of different nationalities, and we had heard quite a few horror stories of other weddings and problems of communication and lack of interaction between the guests. In our case, the Norwegians spoke good English but poor Spanish, something which we had to take into account when it came to giving all the information. Apart from the translation of all the speeches and so on, I used universal and national symbols to help bridge the gap and to avoid alienating anyone. Something that both nations have in common is the love of their flag, so I made a special version which merges the colours and the familiar designs of both. For the table seating plan and number cards I incorporated a brief explanation of who's who for each table. Something that proved to be successful on the dance floor later on. To amuse our guests from abroad, and not to distract the native guests (which were the majority) too much, the format of the invitation and the layout and the wedding design in general, were based on a local standard.

-------------------------

Invitación de la boda

Para mi propia boda hice frente a nuevos desafíos como diseñador de las invitaciones. Como pareja, nosotros tenemos distintas nacionalidades, y habíamos oí­do algunas historias de horror de otras bodas y problemas de comunicación y falta de la interacción entre los huéspedes. En nuestro caso, los noruegos hablamos buen inglés pero poco español, algo que tuvimos que considerar cuando tuvimos que dar toda la información. Aparte de la traducción de todos los discursos y otros, utilicé símbolos universales y nacionales para ayudar a unir la distancia y evitar perjudicar a cualquier persona. Algo que ambas naciones tienen en común es el amor a su bandera, así­ que hize una versión especial que combinara los colores y los diseños de ambas. Para las tarjetas de los invitados en cada mesa y de los números de cada una de ellas, incorporé una breve explicación de quién era quién para cada mesa. Algo que demostró ser acertado en la pista de baile después. Para animar a nuestros huéspedes del extranjero, y no distraer a los huéspedes nativos (que eran la mayoría) demasiado, el formato de la invitación, la maquetación y el diseño de la boda en general fue basada en un estándar local.

(traditional gift from the groom)